Monday, April 12, 2010

Un hombre de caminar literario

Por Stephanie Barrientos Villaplana

--

●Orgulloso de sus creaciones literarias Zaldívar describe una vida que gira en torno a su niñez

●El placer de escribir no tiene equivalente ni en la comida, ni en el amor, ni en el sexo

Después de leer el libro ¨Herido de Sombras¨, nació dentro de mí un sentimiento de emoción y admiración ante la obra del escritor Mario Zaldívar.

Me dispuse a imaginar aquel encuentro y las reacciones de nuestras miradas. Un hombre bohemio con sombrero y camisa colorida es lo primero que recorre mi mente al pensar en Zaldívar. Con cabello blanco que denota su leve caída, y una mirada penetrante, es uno de los pocos escritores que retrata a la Costa Rica del siglo pasado. Inspirado en su niñez, Zaldívar es un hombre sencillo que eleva su imaginación hasta traducirla en sus obras literarias. La música en las rocolas, los salones de baile, los encuentros en las esquinas, las vecinas lujuriosas y las mujeres inalcanzables forman parte del panorama literario de este escritor que lleva al lector al clímax de una serie de historias que no podrá olvidar jamás… Zaldívar es indudablemente un famoso novelista, cuentista y músico que deja un mensaje llamativo en cada una de sus novelas, un hombre sencillo que al dejar surgir su creatividad artística aflora los sentimientos más escondidos en las personas. Esos sentimientos y emociones que causan sus obras provocan un interés por indagar más sobre su arte. Con profunda confianza Zaldívar me revela aquellas situaciones que giran en torno a su vida y a su profundo amor literario.

Un sitio lleno de estudiantes, profesores y pupitres fue nuestro lugar de encuentro un jueves a las 3 y 30 de la tarde. El salón de estudios de la Universidad Latina cedía un espacio para recibir al escritor Mario Zaldívar.

Un ambiente bastante tenso pero las palabras de aquel escritor no dieron paso a los ruidos tan fastidiosos del ambiente. El temor de escuchar respuestas cortas y directas mantenía mi mente en constante frustración, pero aquella conversación tan amena libero mis temores.

Zaldívar cautivó mi admiración al entrar en contacto con sus conocimientos literarios, un hombre de mirada sabia, cabellera blanca y de traje entero, que con solo su presencia causa admiración.

La necesidad de conocer aquellas razones que lo motivaron a iniciar en el mundo literario, la idea de escribir novelas cargadas de erotismo, nostalgia, lujuria y pesimismo, sus experiencias y tristezas sucumbían en mi mente disfrazadas de preguntas que poco a poco empecé a realizar escuchando con gran atención aquellas revelaciones que surgieran en sus palabras.

Orgulloso de sus creaciones literarias Zaldívar empezó a describir una vida que gira en torno a sus vivencias de niñez.

Todos los elementos propios de los años 50 retumbaban en mi cabeza imaginando un Costa Rica diferente al actual, ese escenario que es retratado una y otra vez en sus historias.

Así decidimos comenzar nuestra conversación…

Your browser may not support display of this image. “Yo escribo desde mi infancia todo lo que me impresionó en la infancia me lleno, de una magia que está ahí todavía, que yo quiero revelarla, sacarla a través de mi escritos…La literatura está en mi”, expresó Zaldívar.

EL LABERINTO DE LAS SOMBRAS.

Ya entrando en confianza, me dispuse a ahondar en la vida del escritor, en la idea de escribir un libro del calibre de Herido de Sombras, una historia que desencadena las locuras de cualquier persona, que llega a un clímax que parece insaciable, un momento en el que es indispensable conocer el final como lo es el agua en el desierto.

-¿Qué le inspiró a escribir Herido de Sombras? Atiné a preguntar primeramente.

-Al leer la biografía de Clorito Picado, me di cuenta que el había trabajado en un tema muy atractivo que se llama la senectud precoz, un tema más cercano a la literatura que a la ciencia.

La novela es una literatura urbana, que se desarrolla en San José, son las costumbres de la ciudad, los personajes son de la ciudad, es una novela nocturna también, porque es lo que a mi me gusta, ese mundo mágico de la noche…

-Mauricio, el escritor de melena larga, marcó la vida de aquel doctor Pío Pablo y de la bella Lombarda: un hombre en la cárcel, una mejor lejos y el sida en su sangre, una novela con un final pesimista.

-Cuando yo escribo tengo un compromiso con el lector de que la novela sea atractiva, si el lector dedicó tiempo y dinero que esa novela lo compense en algo, que sea un placer leer la historia.

La otra parte es que quiero dar un mensaje, un sabio como Clorito Picado que realizó tales experimentos, una arribista como Violeta Parini. Yo busco que el final sea inesperado, no me gusta anunciar lo que va a pasar.

Amante de las tristezas, Zaldívar revela que no disfruta trabajar las situaciones felices de la vida, su placer es el pesimismo, la derrota y el fracaso que rechaza completamente en su vida privada.

“Es una forma de ver la literatura, no la vida real”, expresó.

Your browser may not support display of this image. -Personajes como La Lombarda, llevan preguntarse cuánto hay de realidad y de ficción en su novela.

- El escritor se alimenta de sus sueños, el caso de Violeta Parini es totalmente ficción, desde el punto de vista de lo que ella quiere hacer y su situación sexual, aunque la mujer físicamente existe.

Es ficción lo que se relaciona con el escritor. Lo que es sangre y laboratorios es cierto puesto que me documenté bastante.

-La historia de un hombre como Mauricio y su lucha por alcanzar el reconocimiento pueden llevar a muchas personas a suponer que detrás del personaje del escritor haya algo de su vida.

-Me identifico con Mauricio por ser escritor, pero no haría lo que él hizo de auto secuestrarse, ni tengo la misión de trascender en el sentido comercial.

Me gustaría dejar huella, que mi literatura se tradujera y publicara en otros idiomas, marcar la sociedad de mi tiempo pero no me interesa trascender comercialmente.

Con risas, expresó que un auto secuestro no pasaría por su mente en ningún momento de su vida.

Aunque se esforzó tratando de explicarnos ese suponer de su vida dentro del personaje del escritor, hay algo que no me queda claro, es como si dentro de Zaldívar hubiera una identificación más allá de la labor que cumplen como escritores él y Mauricio España.

Decidimos continuar nuestra conversación dejando de lado el laberinto de Herido de Sombras.

UNA ACEPTACIÓN DE LA CRÍTICA.

-Muchas de las críticas lo califican como un escritor con habilidad narrativa, naturalidad y solvencia para escribir, que opinión le merecen este tipo de comentarios.

-Yo soy un narrador, en el sentido estricto de la palabra, yo no voy a andarme por las ramas de decir por aquí, por allá, dándole pistas al lector haciéndole difícil la lectura.

Busco darle un rato de placer con calidad literaria, yo me siento con una capacidad muy grande de narrar en el sentido coherente y eso viene de mi infancia.

Desde muy niño yo armaba argumentos con papeles, con imágenes, mi infancia fue muy creativa, y eso me dio una facilidad y seguridad narrativa.

-Sus novelas contienen historias trágicas, inesperadas y desgastantes para algunas personas por considerarlas pesimistas y bruscas.

-Yo les doy la razón porque es un gusto de cada persona, yo me matriculo con historias y finales inesperados, violentos, algo que el lector no espera, y quienes no necesariamente deben compartir, porque me siento mejor con situaciones complicadas e infelices.

La felicidad no me produce nada, yo no hago nada con eso, yo necesito la locura, por ejemplo, la prostitución, homosexualidad, es una pasión humana, es una visión de la realidad.

Ganador de distintos premios, con una sonrisa que se dibuja en su cara, Zaldívar comenta que solo creé en los premios cuando se los dan a él, considerándolos un gran aliciente para escribir y recalcando que con la publicación de sus tres novelas ha recibido dos premios importantes del país.

Con una mirada decaída, el escritor costarricense describe a Costa Rica como un país que no aprecia al escritor nacional, considerando a la prensa frívola, a las personas desinteresadas y calificando la atención de los medios como de quinta categoría.

OTRAS FACETAS.

-Su labor de administrador público le ha dado inspiración para escribir alguna novela.

-En estos momentos estoy terminando una novela sobre realidad virtual, la tecnología de punta, es la creación de emociones en un laboratorio, la novela se llama “Fuga Circular”, la novela trata por ejemplo de un estudiante de piscología que quiere experimentar la emoción de una persona al matar, el laboratorio crea las condiciones virtuales para ello.

Al igual que esas personas, otras dos buscan experimentar situaciones inusuales. Un experimento que se está realizando en estos momentos en Dinamarca.

La música, que suele llamar su otra profesión, es una más de las facetas de Mario Zaldívar, que nace del ambiente de las rocolas en su niñez. El canto y la guitarra son algo inherente en la vida de este personaje, que junto con la literatura es su pasión primordial.

-Para ser un escritor es necesario leer, escribir con un hacha, es decir siendo cortante, entregar lo que mejor que se pueda dar.

La pasión es lo más importante, yo podría dejar los mejores placeres, las mejores comidas, las mejores ocasiones y lo que haré será escribir, es un oficio que da satisfacción que no tiene equivalente en ninguna otra cosa, ni en la comida, ni en el amor, ni en el sexo.

Es el placer que nace al ver su obra en una vitrina o al ver un estudiante analizar la novela, esos son las mejores recompensas que no da ni el dinero…

“La literatura es una extraña máquina que traga, que absorbe todos los placeres, todos los acontecimientos de la vida. Los escritores son vampiros”.

Bernard Henry Levy Filósofo y novelista francés.

No comments:

Post a Comment